UGT rechaza las aperturas en domingos y festivos en 2021 en Navarra

La UGT rechaza la propuesta de apertura de comercios en domingos y festivos en 2021, que además se amplía un día, con total desprecio al esfuerzo que los trabajadores/as están realizando durante la pandemia y aumentando innecesariamente los riesgos

La UGT manifiesta su más absoluto rechazo a la propuesta de apertura de establecimientos comerciales en domingo y festivos anunciada hoy en el Consejo de Comercio de Navarra para 2021, que además amplía en un día los vigentes este año, una decisión que desprecia la implicación y el esfuerzo que están realizando las trabajadoras y trabajadores del sector durante la pandemia y que aumenta innecesariamente los riesgos para su salud.


En opinión de la UGT, el calendario de aperturas establecido por el Consejo de Comercio no sólo no significa avance alguno hacia la reivindicación de apertura cero de los comercios en domingos y festivos, que viene reivindicando la representación sindical unánimemente, sino que inexplicablemente los 5 días contemplados este año se han ampliado con la apertura del domingo 4 de julio, una medida contraria a cualquier estrategia preventiva en medio de una pandemia, ya que aumenta innecesariamente el riesgo de contagio; regresiva e insensible socialmente, puesto que supone un deterioro de las condiciones de trabajo de unas plantillas que lo han dado todo y más, y lo siguen haciendo, en esta situación de alarma sanitaria, y completamente injustificada desde el punto de vista económico.

La propuesta para los días de apertura por ser de gran interés comercial para el próximo 2021 es la siguiente: 3 de enero (domingo), 1 de abril (jueves santo), 3 de diciembre, 6 de diciembre y el festivo local de cada localidad. A estos días hay que sumar el domingo 4 de julio,con el pretexto dehaber sido considerada Pamplona “zona de gran afluencia turística”.

La UGT considera que la apertura de los comercios en domingos y festivos, impuesta bajo la presión de las grandes superficies, dificulta la conciliación de la vida laboral, personal y familiar, precisamente cuando es más necesaria que nunca debido a los confinamientos y a las dificultades con que se está desarrollando este año 2020; destruye el pequeño comercio de cercanía; no contribuye a un incremento real de la ventas ni responde a una demanda real de los consumidores, tal y como ponen de manifiesto numerosos estudios realizados; no genera empleo, sino más precariedad laboral; y en las actuales circunstancias de alarma sanitaria, aumenta los riegos para los trabajadores y trabajadoras.

Por todo ello, el sindicato ha mostrado su oposición a estos días de apertura y ha reclamado al Gobierno de Navarra y a la patronal una reflexión en profundidad sobre una medida que no alivia las dificultades que está atravesando el sector comercial y que castiga inmerecidamente a las personas trabajadoras del sector comercio, en vez de reconocer el intenso trabajo que están realizando en esta situación tan complicada.