UGT denuncia públicamente que las empresas de comercio no están facilitando datos sobre el número de afectados entre sus plantillas

De las miles de empresas de comercio existentes en España, solo tres de ellas de implantación estatal, están facilitando esos datos con regularidad, a día de hoy.

Silencio sepulcral. Esa es la tónica general que están siguiendo las empresas del sector de comercio que continúan con su actividad comercial en estos momentos, ante la solicitud de datos sobre la afectación de la pandemia entre sus plantillas.

Más de un mes ha transcurrido desde el estallido del Estado de Alarma, y tras las avalanchas que se produjeron en los establecimientos de venta de alimentación, no solo los días posteriores a su decreto, sino, la semana previa, ante las medidas restrictivas de circulación que ya estaban fijándose a nivel de algunas Comunidades Autónomas, y seguimos sin saber el impacto que esas tremendas aglomeraciones han tenido en los trabajadores y trabajadoras del sector en cuanto a su salud.

Temor al desabastecimiento de víveres, conmoción por el confinamiento inmediato y por el estado de confusión que invadió a la ciudadanía de nuestro país ante un decreto de Estado de Alarma, que la mayoría de nuestros compatriotas no sabían muy bien que significado tenía. Todo eso, unido al sentimiento, más que humano, de pánico a lo desconocido, hizo que los supermercados y grandes superficies dedicadas a la alimentación, vieran como se producían aforos y ventas a niveles que superaban  campañas tan fuertes como la de Navidad.

Tal es así, que desde nuestra organización se tuvo que hacer un llamamiento a la ciudadanía, como hizo el Gobierno, en cuanto a que estaba garantizado el abastecimiento, y contactamos con todas las empresas (con mejor o peor éxito), para que, con carácter de urgencia, limitaran sus aforos.

Un par de semanas después (habitualmente el tiempo de incubación del virus es de 14 días de media), nuestra representación legal de los trabajadores, la gran mayoría de la cual, se incorporó a sus puestos de trabajo dejando de lado su actividad sindical, para ayudar a sus compañeros y compañeras en sus centros de trabajo, comenzaron a ser testigos del goteo continuo de bajas entre las plantillas, algo que esperábamos, especialmente, en aquellas empresas que fueron más lentas a la hora de tomar medidas.

Desde entonces comenzamos a solicitar los datos de contagio: fallecimientos, positivos, cuarentenas preventivas,… para poder evaluar cómo se encuentra ese colectivo del sector de comercio y ayudar a las empresas a ser más ágiles en la adopción de medidas de protección.

La lucha continúa, y la gran mayoría de las empresas, presas ahora ellas del pánico, no facilitan esos datos por el temor a que estos salgan a los medios de comunicación y puedan los consumidores comprobar, quien realmente tomó medidas en los primeros momentos y quien relajó esas decisiones, en pos, de la obtención de beneficios rápidos.

Así pues, hemos solicitado de manera individualizada a todas las empresas del sector de comercio, los datos referentes a sus plantillas en cuanto a: número de fallecidos, positivos reales, sospechosos en cuarentena, número de personas que han estado en contacto con positivos confirmados, medidas acometidas tras esas detecciones (desinfección especial de los centros de trabajo en cuestión),…

Desde UGT, consideramos esencial saber ante lo que nos enfrentamos para poder combatir, todos juntos, contra la pandemia, y recordamos que nuestro deber de sigilo es innegable, y así lo hemos demostrado siempre. Por todo lo anterior, exigimos, firmemente a estas empresas que dejen de mirar su ombligo, su reputación comercial, y que trabajen en aras de establecer espacios seguros, tanto para sus consumidores como para sus clientes.

Necesitamos, más que nunca, generar confianza entre los consumidores para que la vuelta a la normalidad se produzca con garantías, y estas actitudes, sin duda, no ayudan.